Cómo re-enamorarte de tu trabajo

¿Te cuesta levantarte cada día para empezar a trabajar? ¿Ya no disfrutas de la misma forma que lo hacías antes? ¿Estás pendiente de la hora deseando que termine tu jornada?

Si tu respuesta a estas preguntas es “SÍ” formas parte de ese porcentaje de la población que ha perdido la motivación en su trabajo.

Y la verdad es que trabajar de esta forma puede hacer que te sientas triste, sin entusiasmo o incluso estresado, causando así un malestar general en tu vida al que es necesario poner remedio.

Recupera la pasión por lo que haces

Al empezar un nuevo trabajo o proyecto seguramente te sientes motivado, con ganas y energía, pero a medida que pasa el tiempo la rutina empieza a pesar, la motivación se convierte en pereza y la sensación de estancamiento hace acto de presencia.

Nuestra vida laboral ocupa una parte demasiado importante en nuestra vida, que a su vez repercute en otras esferas, como para no prestarle la atención suficiente.

Es por esta razón que desde FocusMe te proponemos estos consejos para recuperar la pasión y motivación por lo que haces.

Analiza la relación que mantienes con tu trabajo

En primer lugar es importante reflexionar sobre tu situación actual. ¿Qué es lo que no te gusta de tu trabajo? ¿El horario, el sueldo, tus tareas o el ambiente quizás? ¿Hace cuánto tiempo que perdiste las ganas y motivación?

Vuelve a los orígenes

Piensa qué fue lo que te atrajo desde el primer momento, cuál fue tu motivación inicial para embarcarte en este proyecto. Volver a la fuente de motivación te hará recordar qué fue lo que te enamoró. Este ejercicio actúa como un reactivador de tus sentimientos, sueños y motivación primarios y fundamentales, vamos es un chute de energía instantáneo.

Cambia algún aspecto de tu rutina

Caer en la rutina es lo peor que puede pasar (en cualquier aspecto de tu vida), así que no lo alargues más y ¡rompe con la rutina! Por ejemplo, ¿puedes trabajar en un coworking en lugar de sólo en tu casa?

Rétate a ti mismo y márcate objetivos mayores

Se ambicioso y cree en tus aptitudes. No te conformes y ve a por más. Busca retos nuevos, asume nuevas responsabilidades, adquiere una actitud proactiva y busca nuevos horizontes. A medida que vayas logrando objetivos verás cómo tu autoestima se verá reforzada, tu productividad aumentará y te sentirás motivado de nuevo.

Desconecta y reincorpora el juego en tu vida

No permitas que tu trabajo invada todos los campos de tu vida, así que cuida tu espacio de tiempo personal. Dedica tiempo para ti antes de empezar tu jornada; toma un buen desayuno, ve andando al trabajo, o sal un poco antes de casa para poder comprar el periódico y sentarte en un bar antes de trabajar, cualquier actividad donde el protagonista seas tu es válida.

También vale para después de trabajar tener aficiones. Haz ejercicio, sal a dar un paseo, queda con amigos, apúntate a clases de baile, a un club Toast Master, lo que prefieras. Se trata de recuperar el juego en tu vida, esa parte que tenías de niño donde te lo pasabas bien, el tiempo volaba y te sentías feliz y entusiasmado.

 

Así que ya sabes, incorpora estos elementos en tu vida laboral y ¡vuelve a enamorarte de tu trabajo!

¿Tu también te has sentido así alguna vez?, ¿cómo afrontas esta situación?, ¿qué fue lo que te cautivó en su momento? Comparte tu experiencia con nosotros en los comentarios del blog.

 


Empieza a usar FocusMe, la herramienta para conseguir tus objetivos, aumentar tu foco y minimizar tu dispersión.

FocusMe-Final-Post

También te puede interesar

Dejar un comentario