Cómo cumplir con tu plan de acción impacta en tu autoestima

¿Eres de los que se llenan la lista de cosas por hacer con infinidad de tareas para luego terminar el día con la sensación de que eres un desastre porque no has atajado nada?

¿Te vas a la cama pensando en la de asuntos importantes que tienes pendientes?

Quizás incluso has empezado a pensar que eres un desastre, que no puedes con todo y te ves superado por las circunstancias.

Al final esta situación está mermando tu autoestima y hay que ponerle remedio cuanto antes.

Pues bien, hoy vamos a contarte la relación entre productividad y autoestima, una relación bidireccional donde ambas se nutren entre ellas y con la que podrás salir de este pozo sin fondo en el que te has metido.

La estrecha relación entre autoestima y productividad

El mejor motivador de cualquier persona es el saberse capaz. Este hecho aumenta la autoestima y autopercepción que tenemos de nosotros mismos, y hace que nos sintamos más comprometidos con la tarea que estemos llevando a cabo.

Por lo tanto, la autoestima también afecta directamente a nuestra productividad, aunque quizás tú no lo hayas visto así antes.

La autoestima está relacionada con cómo nos vemos a nosotros mismos, cómo nos autopercibimos y cuánto nos aceptamos. Tener una buena autoestima es un factor clave y con impacto positivo en muchas esferas de nuestras vidas, tanto personales como laborales.

Si bien normalmente cuando hablamos de autoestima pensamos más sobre su vasante personal, hoy centraremos nuestra atención sobre cómo nos influye a la hora de llevar a cabo nuestros proyectos, tareas y objetivos.

Porque, si aumentas tu autoestima eres más productivo, y si eres productivo tienes más autoestima.

Pero, ¿por dónde empezar? Poniendo tareas abarcables en un día.

Es el no cuplimiento de nuestra tareas (muchas de las veces porque nos ponemos tareas para gente bionica) lo que nos hace sentir mal, y poco a poco va mermando nuestra autoestima. Por eso FocusMe hace tanto hincapié en el hecho de establecer una sola tarea importante que acabar al día.

Estos son los pasos que tienes que seguir:

  • Reducir o minimizar las tareas en cosas posibles de hacer en un día: escribir en un post-it cosas como “crear web”, “escribir libro”, “duplicar facturación”, no te llevarán a ninguna parte. Tienes que simplificar estos grandes objetivos en tareas que puedas llevar a cabo en un día. De esta forma te sentirás realizado y comprometido contigo mismo al ver que poco a poc vas cumpliendo con tu objetivo.
  • Marcarte una sola cosa importante al día: seguro que a lo largo del día tendrás mil cosas de las que ocuparte, pero hay una que es la más importante de todas y que es aquella que tienes que acabar hoy, sí o sí.
  • Dejar de utilizar listas interminables: escribir en un papel listas interminables de tareas sólo hará que te agobies aún más. No te quedes ahí y pasa a la acción, agenda cada una de esas tareas pendientes con un tiempo determinado para ocuparte de ellas.
  • Acción focalizada constante cada día: foco no es una cuestión de tiempo, sino una cuestión de gestión de decisiones. Así que decide y prioriza adecuadamente en qué acciones vas a invertir tu limitado tiempo que te permitan avanzar hacia tu objetivo.
  • No escudarse en el perfeccionismo excesivo: la falta de seguridad en ti mismo y en tus resultados hará que nunca te parezca suficientemente adecuada, completa o lista la tarea que estás llevando a cabo. Escudarse en un perfeccionismo excesivo te impide avanzar, y es uno de los elementos estrella de la procrastinación.
  • Soñar en grande: creer en ti mismo y en todo lo que eres capaz de conseguir hace que te pongas objetivos y retos más grandes. No pones frenos a tus capacidades y vas a por todas, y creer es poder.

 

El círculo virtuoso de la autoestima

Como quizás ya has podido observar la relación que existe entre la productividad y la autoestima forma un círculo, pero de los buenos: un círculo virtuoso.

circulo virtuoso

Hacer lo que te habías propuesto para ese día sienta bien y tiene un impacto directo en tu autoestima. Hacer lo que dices que harás hace que te sientas capaz. Y cuando te sientes capaz, tienes el 50% ya hecho para conseguir tus objetivos.

Seguro que tú también has experimentado esa sensación al conseguir aquello que te habías propuesto, esa sensación interna mezcla de felicidad, poder, orgullo, satisfacción, liberación,  que te hace sentir bien contigo mismo y que te inyecta de energía para seguir.

Pues esa sensación es la que tendrías que sentir cada día al finalizar tu jornada.

Porque poder ir a la cama tranquilo y decir “hoy he dado lo máximo de mí, y me voy tranquilo a la cama” es de las mejores cosas.
 

 


Registrate ahora a FocusMe, tu conseguidor de objetivos.

La única herramienta para focalizarte y conseguir tus objetivos más significativos

focusme banner

También te puede interesar

Dejar un comentario