Cómo lograr ser productivo a pesar de los imprevistos

Planificar es el gran aliado para nuestro foco y productividad.

Dedicar un par de horas el viernes a última hora para planificar tu próxima semana, y antes de empezar el día establecer el orden de importancia y prioridad es fundamental para avanzar en el camino de consecución de tu objetivo.

Créeme, levantarte cada día con el objetivo claro, saber qué vas a hacer hoy, cómo y cuándo te ahorra mucha energía y obtienes mucho más en mucho menos.

Y sin embargo seguro que por dentro estás pensando “si venga, no es tan fácil porque siempre surgen imprevistos”.

 

No dejes que los imprevistos gestionen tus horas

Siempre surgirán imprevistos en tu día a día, pero lo que tienes que tener claro es que no puedes permitir que los imprevistos gestionen tus horas, sino que sea tu objetivo quien gestione tu tiempo.

Tu eres el responsable de lo que ocurre con tu tiempo.

 

Manejar los imprevistos es posible

¿Te gustaría eliminar los imprevistos de tu día a día y poder dedicar el tiempo en lo que realmente te acerca a tu objetivo?

Desde FocusMe te proponemos estos consejos para saber actuar cuando los imprevistos hacen acto de presencia.

Si bien no podemos controlar los imprevistos, que por algo son imprevisibles -valga la redundancia-, si que podemos cubrirnos las espaldas.

Cuando te dispongas a planificar reserva un espacio de tu día para ocuparte de los posibles imprevistos que puedan surgir.

Así aunque no podamos saber cuándo vendrá si sabremos que tenemos un espacio de tiempo comodín por si las moscas ;)

 

¿Pero cómo actuar ante un imprevisto?

Lo más importante es que no cunda el pánico. Así que si ves que esta nueva situación puede causarte un cierto nivel de estrés o agobio, para, respira y toma un pequeño descanso.

Seguidamente analiza el problema para saber su importancia, prioridad y urgencia. Puedes hacer este ejercicio siguiendo la matriz de Eisenhower que vimos en un artículo anterior.

Una vez analizado debemos decidir cómo y cuándo nos vamos a ocupar de él. Seguramente tendrás que replantear tu jornada y adaptarla para poder ocuparte de dicho imprevisto. No pasa nada, sé flexible, seguro que hay algo que puedes delegar o aplazar para mañana.

Por último, es importante actuar rápido. No dejes pasar mucho tiempo ya que cuando antes te lo quites de encima mejor, así podrás recuperar la normalidad y seguir el plan que habías establecido.

 

¿Sigues pensando que realmente los imprevistos son imprevisibles? ¿Cómo actúas cuando un imprevisto hace acto de presencia? Deja tus comentarios en el blog y comparte con nosotros tu experiencia.

 

También te puede interesar

Dejar un comentario