10 maneras para mantener tu motivación

La motivación es esa fuente de energía que nos permite mantenernos activos y nos ayuda durante el proceso de consecución de nuestros objetivos, ya sea construir nuestra propia empresa, bajar un par de quilos o aprobar el examen de conducir.

Es esa fuerza que nos hace actuar y nos permite seguir adelante, incluso si nos enfrentamos a situaciones difíciles.

Es por esta razón que cuando nos sentimos desmotivados con lo que hacemos todo se nos hace más cuesta arriba, ¿verdad?

Pero por suerte existen 10 soluciones para recuperar la motivación.

Entrena  tu motivación

La pérdida de motivación es una de las principales causas que alegamos cuando no conseguimos nuestros objetivos: “no estoy motivado para”, “esta tarea no me motiva lo suficiente”, o “me falta motivación”.
Sin embargo esta situación es fácilmente reversible, sólo necesitas incorporar estos hábitos en tu día a día y verás como la motivación sube como la espuma.

1. Recuerda para qué lo haces: Recuérdate las veces que hagan falta el motivo por el cuál haces lo que haces. Teniendo la meta final en mente te ayudará a permanecer enfocado y con suficiente gasolina en el tanque ante los obstáculo y la incertidumbre..

2. Crea un plan de acción: crear tu propio plan de acción te ayudará a tener claros los pasos a seguir, así cuando te sientas desmotivado y perdido siempre podrás recurrir a él para saber qué hacer.

3. Visualiza el éxito: visualizar el éxito es uno de los ejercicios más poderosos para recuperar la motivación por lo que haces. Imagínate a ti mismo una vez conseguido tu propósito e intenta sentir la emoción de ese momento. Vuelve a esta sensación siempre que lo necesites.

4. Valora tus progresos: valora y premia cada paso que des y toma conciencia de los avances que has hecho y metas que has conseguido. De esta forma verás que todo esfuerzo tiene su recompensa y te ayudará a seguir adelante.

5. La sana competencia: competir no es malo, y es que fijarnos en nuestra competencia desde una vertiente saludable hace que nos mantengamos activos y alerta, y puede sernos muy útil para incentivarnos y seguir luchando por nuestros objetivos.

6. Recuerda tu fuente de motivación primaria: recuerda eso que te motivó, eso que te movió por dentro por primera vez, el primer impulso que te llevó a dar el paso. No pierdas de vista esta fuente de motivación primaria y recurre a ella cuando sientas que has perdido tu foco de acción. Tu motivación primaria actúa como un faro para marcarte el camino.

7. Rodéate de los mejores: rodearte de personas activas, sanas, positivas y con el mismo ideal de vida mantiene tu motivación activa y en constante movimiento. Son una fuente externa de motivación muy poderosa que puede serte de gran ayuda cuando más abatido te sientas.

8. Haz lo que te inspira: saber lo que nos apasiona es vital. Así que si todavía no sabes qué es lo que realmente te inspira te animamos a que lo descubras. Busca dentro de ti porque todos albergamos nuestra verdadera pasión y sólo es cuestión de dejar que salga a la luz.

9. Empieza el día con buen pie: el inicio del día marca cómo será el resto, por lo tanto intenta tener el mejor despertar posible. Levántate con tiempo, toma un buen desayuno, porque no escuchar música y bailar un poco, y proponte tener un buen día. Recuerda, todo es cuestión de actitud.

10. Juega: nunca dejes de jugar, y encuentra eso que te hace volver a ser un niño. Esos momentos de diversión y alegría mantendrá vivo tu entusiasmo y tus ganas de seguir.

 

Y tú, ¿cómo consigues motivarte? ¿Tienes algún ejercicio o truco al que recurrir cuando te sientes desmotivado?

También te puede interesar

Dejar un comentario