La perseverancia

Si queremos provocar un cambio en nuestra vida tenemos que ser perseverantes hasta conseguirlo.

La perseverancia es una de las cualidades más importantes del éxito, y a la vez es una de las habilidades más deseadas por muchos y alcanzada por pocos.

Y es que valga la redundancia, pero para conseguir ser perseverante hay que trabajar desde la perseverancia también para lograrlo.

Por qué nos cuesta tanto

Cuando piensas en realizar un cambio en tu vida, alcanzar una nueva meta o conseguir ese objetivo, con sólo desearlo no es suficiente. El cambio no vendrá hacia nosotros sino que tenemos que luchar hasta conseguirlo.

Y el problema es que al final muchas veces nos gusta más la idea del cambio que el esfuerzo que conlleva y por eso no actuamos, no pasamos a la acción y no cambiamos.

Para ello es importante que una vez tomada la decisión salgas de tu zona de confort y empieces a actuar desde ahí.

Porque las consecuencias de no perseverar en el cambio son peores.

Seguro que a lo largo de la vida ya has conseguido cosas que querías, y ha sido así porque realmente las querías. Así que, SÍ eres capaz de lograrlo, sólo tienes que quererlo además de creerlo.

Consejos para ser perseverante

Divide tu objetivo en acciones diarias: simplifica el objetivo en acciones más pequeñas que puedas llevar a cabo en un día. De esta forma te sentirás realizado y comprometido contigo mismo al ver que poco a poco vas cumpliendo tu objetivo.

Reserva tiempo para ello y no te saltes ni un día: reserva un espacio de tu día para dedicarlo exclusivamente a trabajar en el objetivo que te has marcado y respeta ese tiempo.

La motivación: la motivación actúa como esa vitamina necesaria durante el proceso. Recuerda cuál es tu fuente de motivación, qué te llevó a dar el paso para cambiar, y vuelve a ella cuando sientas que quieres abandonar.

Celebra cada resultado: valora cada paso que des, cada avance. Te ayudará a ver que estás un poco más cerca y que efectivamente lo estás consiguiendo. Así que no puedes fallarte ahora.

La paciencia: la paciencia también aquí es fundamental. Sé paciente, no lo quieras todo para ayer. La perseverancia requiere esfuerzo y dedicación constante, y al final verás el resultado.

No lo intentes, hazlo: no te quedes sólo en el intento, sino hazlo. Hacer es actuar con constancia y no dejarlo a medio camino.

 

Y tú, ¿eres perseverante en tu objetivo? ¿O por el contrario te cuesta mantenerte focalizado? ¿Qué estrategias utilizas para no rendirte y alcanzar tus metas?

 


Empieza a usar FocusMe, la herramienta para conseguir tus objetivos, aumentar tu foco y minimizar tu dispersión.

FocusMe-Final-Post

También te puede interesar

Dejar un comentario